La Danza Árabe, o Danza del Vientre nos atrae al principio por su belleza, sensualidad y misterio, vemos a las bailarinas de danzas árabes como mujeres hermosas que destacan su feminidad, y belleza de una manera que nos llama mucho la atención. Nos atrae además el colorido, los trajes tan elaborados y llenos de detalles, la música, los ritmos y la variedad de elementos que se incorporan a estas danzas.

Fotógrafo: Ándres Rodríguez

Cuando tomas la decisión de aprender Danza árabe, llegas a tus primeras clases llena de expectativas, un poco tímida y curiosa. En mis años de experiencia como profesora de danza oriental he visto llegar a muchas mujeres a tomar sus primeras clases un poco nerviosas, emocionadas y queriendo encontrar algo más que simplemente el baile.
Recuerdo mucho mi primera clase de Danza Samkya, (una muy bonita fusión de danzas orientales), sentí una gran frustración al no poder hacer ni la mitad de los movimientos que hacía mi profesora, pero al mismo tiempo, admiré muchísimo su danza y su gran demostración de feminidad, suavidad, sensualidad y coquetería. En esa primera clase supe que había encontrado el gran amor de mi vida: las Danzas Orientales y supe que iba a aprender.

En la medida en que fui aprendiendo sobre los movimientos, fui haciendo cada vez más conciencia de mi cuerpo, de mi expresión y de mi feminidad. En cada clase lograba conectarme cada vez más con la magia, sensualidad y belleza que esta danza destaca en cada mujer, veía con admiración mi progreso en el aprendizaje y el de mis compañeras, al tiempo empecé sentir todos los beneficios que iba generando esta hermosa danza en todos los aspectos de mi vida.


Fotógrafo: Ándres Rodríguez
Con cada clase, curso, taller, presentación y ensayo hacía más consciente mi deseo de bailar y mi gran deseo de enseñar, de compartir con más mujeres todo lo que estaba aprendiendo y acompañarlas en este viaje de autoconocimiento, crecimiento y cambios positivos para la vida.

Tanto tomar clases como dictarlas ha sido una herramienta muy poderosa para mi vida, todos los días aprendo algo nuevo, conozco más de mí, de mis alumnas y de las personas con quienes

me relaciono, así cada día hago más consciencia de quien soy, de mi propósito y de la importancia de hacer todo con amor.

Al bailar esta danza he aprendido a hacer conciencia de muchas cosas, y en la medida en que hago la danza con conciencia crezco, aprendo, me lleno de vida, energía, amor y conocimiento.
Bailar con conciencia significa para mí, entender que cuando bailas no solo se mueve tu cuerpo, al bailar se mueve tu energía, tus órganos funcionan de una manera diferente, se incrementa el bienestar general, te haces más feliz, te conectas con tu esencia y con tu entorno, aprendes de ti y de los demás, te conectas con tu cuerpo, mente, espíritu de una manera diferente.

Conciencia del Cuerpo: Al aprender danzas orientales, aprendes a estar consciente de cada parte de tu cuerpo de cada movimiento. Aprendes a hacer movimientos especiales, diferentes que requieren de ti un conocimiento adicional de tu cuerpo y de tus capacidades.

  • Conciencia del Cuerpo: Al aprender danzas orientales, aprendes a estar consciente de cada parte de tu cuerpo de cada movimiento. Aprendes a hacer movimientos especiales, diferentes que requieren de ti un conocimiento adicional de tu cuerpo y de tus capacidades.
  • Conciencia del Entorno: Entender que eres parte de un todo, que todo lo que haces, dices, piensas y sientes se refleja de una u otra manera en lo que te rodea, que cada movimiento tuyo es una expresión que puede unirte con los demás y que todos hacemos parte de una única danza que es la danza del Universo!
  • Conciencia de la Feminidad: Disfrutar nuestra feminidad, conectarnos con ella con amor y sabiduría, entender la feminidad como parte muy valiosa de la mujer y vivirla en su totalidad sin importar el medio en el que tu vida se desarrolle. Ser femenina sin creer que eso me hace débil o vulnerable ante los demás.
  • Conciencia Social: Es muy lindo cuando entiendes que con tu danza puedes ser parte de un cambio para los demás, que puedes aportar una parte de ti para hacer una diferencia en la vida de otras personas. Bailar para alegrar a quien esté triste, para apoyar a quien esté necesitado, para generar conciencia en otros. ¡Se pueden generar tantos cambios a través de la danza!
  • Conciencia de la Armonía: La danza es una interacción armónica entre tu cuerpo, la música, tu mente y tus sentimientos. Cuando danzamos con conciencia llevamos esa armonía más allá volviendo todas nuestras relaciones armónicas. Generamos armonía con todos y con todo lo que va haciendo de nuestra vida una danza constante.

Así, cuando dances, hazlo siempre con conciencia, sabiendo que todo el bienestar que te produce la danza lo puedes multiplicar para llenar de bienestar, alegría, armonía y danza a todas las personas que te rodean!